• Compras
  • My Proyect
  • Contenidos
  • Compras2
  • alferaz

 


Martes, 20 Mayo 2014 00:00

El quinto elemento

Reparto:
Bruce Willis Gary Oldman Milla Jovovich Luke Perry Ian Holm Chris Tucker Brion James Inva Mula-Tchako
1997 - DIRIGIDA POR: Luc Besson - PROTAGONIZADA POR:  Bruce Willis, Gary Oldman, Milla Jovovich,Luke Perry, Ian Holm, Chris Tucker, Brion James, Inva Mula-Tchako.
Una película de las más emblemáticas de las década de los 90 y, ¿por qué no decirlo también?, una de las más entretenidas. El Quinto Elemento, de Luc Besson, es una cinta de ciencia ficción que después de 15 años sigue sonando como uno de esos clásicos básicos modernos del género, habiendo envejecido con mucha dignidad.
 
Sinopsis:
Cada 5.000 años se abre una puerta entre dos dimensiones. En una dimensión existe el Universo y la vida. En la otra dimensión existe un elemento que no está hecho ni de tierra, ni de fuego, ni de aire, ni de agua, sino que es una anti-energía, la anti-vida: es el quinto elemento. El cual no es precisamente el Capitán Planeta, pero casi.
 
A mediados del siglo XXIII, Korben Dallas, un militar retirado y convertido en taxista, se convierte en la última esperanza de la humanidad. ¿Su misión? Custodiar a una misteriosa mujer (Milla Jovovich) del Mal Supremo y de sus sicarios, encabezados por el inquietante  Emanuel Zorg (Gary Oldman). La raza humana se expone a su extinción. Sin embargo, en esta ocasión, la causa de nuestro fin no nos la hemos cocinado nosotros. No se trata ni de la polución, ni de la superpoblación, tampoco es cosa de la radiación o de la falta de alimentos. La amenaza proviene de otro universo. 
 
 
Critica:  
En primer lugar, cuando nos encontramos ante El Quinto Elemento tenemos que entender que no se trata de una película sesuda, destinada a la reflexión interna acerca de una cuestión filosófica mayor como el Sentido de la Vida o la Lucha del Bien y el Mal. Si queréis películas de ese estilo, podéis tirar de Dune de David Lynch o incluso de El Planeta de los Simios o de Blade Runner, que son títulos que se prestan más a hablar acerca de estos dilemas. El Quinto Elemento es, básicamente, una macarrada de tiros, persecuciones, escenas de acción trepidantes, presentaciones maniqueas de buenos y malos y puro entretenimiento... ¿Todo eso la convierte en una mala película? Ni mucho menos, pero hay que encajarla en el género y en el contexto que se merece.
Luc Besson nos ofrece una película cargada de ritmo que no decae en ningún momento, ni siquiera en sus aparentemente relajados últimos diez minutos. Con una construcción de argumento que superpone escenas que ocurren a la vez en dos (o más) lugares separados por una gran distancia entre sí, la película discurre sola, ofreciéndonos una trama bastante ligerita, ideal para pasar una noche de palomitas y coca-cola, o pepsi, con los amigos.
Además, también nos ofrece grandes escenas de la historia reciente del cine, como el concierto de la Diva Plavalaguna, cuyo recital es uno de los temas musicales más celebrados de la pasada década, constituyendo un referente musical en materia de OST's. Y es que la música del Quinto Elemento resulta tan atípica como interesante, ya que es una de las pocas del género que mezclan distintos estilos musicales de manera tan rica y acertada. Sin embargo, existe algo excepcionalmente llamativo en la construcción de El Quinto Elemento, y es su ambientación. Los espectadores con ojo más comiqueros habrán caído en que el siglo XXIII que Luc Besson nos ofrece, colorido y cyberpunk. No es casual, ya que su estética bebe directamente de la del cómic europeo y británico. La arquitectura, los espacios, la ropa e incluso los peinados parece sacado de obras de Moebius y Jodorowsky o del magazine Metal Hurlant. Aunque, eso sí, el contenido de la película es infinitamente mucho menos despiadado que el narrado en los cómics europeos. 
 Todo esto se debe a que los diseños de la película corrieron de manos de artistas franceses del cómic, Jean Giraud y Jean-Claude Mézières (Los Círculos de Poder), y de ahí que la película tenga este tono tan particular. Por cierto, como curiosidad. ¿Sabíais que Alejandro Jodorowsky demandó a Besson alegando que la película era un plagio de su cómic, El Incal? Así es. Y es que, ciertamente, ciertos elementos de la cinta recuerdan a la obra magna del escritor. 
Tema aparte es la construcción de los personajes y su inclusión en la trama; lo cual es otro punto a su favor. El Emmanuel Zorg de Gary Oldman, uno de esos infinitos malvados que realizó durante los 90, presenta lo que es uno de los mejores arquetipos de villano en la sombra, manipulador, desalmado y egocéntrico que jamás se haya visto en la pantalla. Y algo similar podemos decir del histrión Ruby Rhod (Chris Tucker), epítome del personaje de alivio cómico que los espectadores o adoran o desean estrangular con sus propias manos.
 Cabe destacar que Milla Jovovich hace también un papelón interesante. Encarnar al Ser Supremo, la mayor obra ingeniería genética de la historia del universo, no es fácil. Y más cuando la mitad de tus diálogos están en un idioma inventado, que ni siquiera se subtitulan. El trabajo de expresión corporal y de los sentimientos internos de su personaje, Leelo, es excelente. Lástima que debido a la cosificación de la fémina que interpreta, su labor no sea del todo valorada.
¿Pero es todo bueno en El Quinto Elemento?  Sí y no. En general es una película muy correcta, pero tiene algunos fallos que a un ojo muy atento (o excesivamente crítico) le puede chirriar. El primero de ellos es la relación entre Willis y Jovovich. Es triste decirlo, pero no es fácil verles química. Incluso la supuesta tensión sexual entre ambos, que acaba siendo la clave para el final de la película, no está del todo bien definida. En parte, puede deberse a una cuestión de falta de complicidad de ambos actores. Ya en 1997, Milla Jovovich declaró que "Bruce Willis no sabe besar", refiriéndose a esta película. ¿Que quiso decir con esto? Que cada cual saque sus propias conclusiones.
Otro fallo importante, a tener en cuenta es el trasfondo de la película. Se nos cuenta que un ser de pura maldad de otra realidad viene y quiere esparcir el caos y la destrucción por la creación. ¿Pero por qué empezar por la Tierra? ¿Es que no hay mundos en el cosmos, o es que de nuevo el guión tira por lo fácil y por la teoría antropocéntrica de que los humanos somos los más de lo más en el Universo? 
¿Entonces debemos verla sí o no?
Sí, si tomamos a El Quinto Elemento como lo que es, una obra de su tiempo. Estamos ante una película noventera, con la arquitectura propia de esa década, con un humor y una construcción de personajes características del cine de esos años. Por tanto,  la cinta nos ofrece diversión a bajo coste intelectual (sin por ello dejar de ser una cinta inteligente, ojo) y una hora y media de acción desenfrenada. Esto, quince años después, resulta muy meritorio ya que ha envejecido muy bien y sigue siendo tan entretenida hoy como lo fuera el año de su estreno.
En mi opinión, nos encontramos ante una de esas películas de Ciencia Ficción que ya no se hacen, con decorados y maquillaje en lugar de tanto CGI y pantalla azul. Este detalle le da un efecto realista, pero cutre, bastante molón que se echa en falta en películas del género. Por tanto, si queréis una cinta que mezcle alienígenas, tiros, chicas guapas y a Bruce Willis, no os podéis equivocar. La mejor opción es El Quinto Elemento.
 
 
 
Modificado por última vez en Martes, 20 Mayo 2014 17:31

En Guia Practica del ahorro utilizamos Cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web. Para saber más respecto al uso que hacemos de ellas, To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive Module Information